Pepe Álvarez de las Asturias

Una tarde de abril de 1892, finalizados los servicios religiosos, el reverendo John M. Scott realizó su acostumbrada visita a la farmacia Platt & Colt, en el centro de Ithaca, Nueva York, propiedad de su amigo Chester C. Platt, con el que gustaba charlar de lo divino y lo humano. El día era caluroso y Platt pidió a su ayudante que les preparara un sencillo helado de vainilla, para refrescar la conversación; pero lo que les sirvió fue dos copas de helado recubierto por sirope de cereza con sendas cerezas confitadas en lo alto de cada bola. El invento resultó ser tan sugerente a la vista y tan sabroso al paladar que los dos amigos se sintieron empujados a darle un nombre apropiado. El reverendo Scott sugirió el día en el que fue creado, Sunday (domingo, en inglés); Platt añadió el toque “cereza” y quedó así bautizado como “Cherry Sunday”.

sundae vintage 1

Read all »