Jorge Rubio Fernández | Valladolid

Cuadro escocés, cuadro de camisa de leñador… El tartán, como se llama el conocido estampado británico es la última sensación en la moda de este otoño/invierno. Te sorprenderá saber que esta tendencia recupera una tradición de varios miles de años atrás. El tartán es un diseño geométrico a partir de una secuencia de líneas verticales y horizontales variadas que forman los famosos cuadros de colores en los tejidos. Ahora estos tejidos familiarmente asociados con Escocia llenan las perchas de camisas, vestidos, faldas, bufandas… con multitud de cuadrados de distintos tamaños y coloridos.

escocés baja

Rompiendo mitos, ¿es el cuadro escocés de Escocia?

Sí, pero no. El cuadro tartán es una técnica textil más antigua de lo que creemos. Su antigüedad es anterior a la época romana y su uso se extendió durante siglos por toda Europa como tejido cotidiano. La razón de que desde antaño se realizase un estampado de cuadros tan concreto es sencilla, porque se producía en telares artesanales entretejiendo lanas teñidas con el método menos complejo (hilos cruzados perpendicularmente). Entonces no es únicamente de origen escocés aunque sólo en Escocia encontró su lugar conviertiéndose en la historia estampada de la nación.

Brave

Pueden quitarnos la vida, pero jamás nos quitarán… ¡La libertad! Seguro que recuerdas esta mítica frase pronunciada a voz en grito por Mel Gibson en el papel de William Wallace en Braveheart, como el héroe escocés del medievo, y es la mejor referencia visual porque viste su falda escocesa. Es el ejemplo de cómo unos cuadros de colores se han mantenido como algo más que el estampado de las prendas de vestir de Escocia. El tartán es la identidad de su folclore popular, y su tradición cultural, pues es el elemento más reconocido del kilt, la falda masculina de su traje regional. Esta costumbre escocesa conocida por todos y no su origen es lo que convierte en escocés al cuadro tartán.

Enséñame tus cuadros y te diré quién eres…

Detrás del tartán hay un significado. Aunque parece difícil de reconocer, los colores y diseños de los cuadros de cada kilt representaban el clan al que pertenecía el portador. Esta tradición que suena a medieval, es más cercana a nuestros días de lo que parece.

MacLeod_(R._R._McIan)La idea no se puede negar que tiene que ver con una práctica del pasado lejano. Durante siglos los colores del tartán en cada comarca de las Highlands de Escocia eran diferentes, pues utilizaban tintes naturales distintos por su localización, dejando inocentemente a la vista el origen del portador de la prenda. Sólo a partir del resurgimiento escocés del s.XIX, es cuando deliberadamente las diferentes familias hidalgas o clanes de Escocia empezaron a crear cada una su diseño de tartán a modo de identificación heráldica y social.

A raíz de tan singular tendencia, hay tartanes con nombre y apellido o creados específicamente para actividades concretas, instituciones, corporaciones, conmemoraciones… William Wilson & Sons of Bannockburn, el primer fabricante de tejido y productor del tartán de la clase alta y el ejército, fue el primero que con fines comerciales decidió identificar cada diseño con nombre. Desde 2008 el Parlamento Escocés estableció el Registro Escocés del Tartán para proteger este símbolo de su cultura, recopilando miles de diseños de cuadros con sus nombres.

Del folclore a la moda

_31C1686

El cuadro tartán no siempre ha sido bien recibido. Con el paso de los siglos quedó relegado al ámbito rural con la aparición de otros tejidos y prendas. Simplemente se quedó atrás. Incluso estuvo prohibido en el s.XVIII, cuando era propio de los revolucionarios de estas regiones.

Con el Romanticismo y la nostalgia del s.XIX el tartán se puso de moda en Escocia y las familias de la clase alta empezaron a adoptar el tartán como símbolo de su linaje. Todo tiene un porqué. Sir Walter Scott promocionó el tartán como tejido nacional de Escocia organizando un evento folclórico para la visita del rey inglés, y provocó una nueva moda en la Corte británica. La demanda repentina de telas de cuadros lo convirtió en el traje nacional.

Ligado siempre con la aristocracia británica, los cuadros escoceses desarrollaron una identidad elitista. Debido a esto, el tartán, en varias ocasiones ha hecho reapariciones en el mundo de la moda, como la moda punk, a finales de los 70, cuando los jóvenes británicos expresaban su descontento con la sociedad moderna y clase dominante con su uso poco ortodoxo del tartán, asociado con la autoridad.

Como la historia se repite y las tendencias se recuperan, los tartanes inundan con sus atrevidos cuadros la ropa de esta temporada. Mi camisa ya se ha quedado a cuadros, ¿la tuya también?

Camisa tartan