En verano una de las experiencias más divertidas consiste en montar en bici junto a la costa mientras uno respira la brisa del mar, escucha las olas y observa -sin estrellarse con la bicicleta- la brillante luz de la luna, si es de noche, o del sol, si es de día…Y para ese momento, para ese preciso instante, os proponemos este look colorido, alegre y veraniego. Resiste a la perfección el fresco que pueda hacer durante la noche junto a ciertas zonas costeras y, por supuesto, también es apto para portar durante el día. Este look os permitirá presumir de color en la etapa de mayor luminosidad del año.

Miguel Ovelar