El Ganso abrió el pasado mes de febrero su tercera tienda en el país vasco, más concretamente en Vitoria. Después de Bilbao y San Sebastián, ahí nos podréis encontrar, con colecciones de hombre y mujer. Diana, nuestro encargada ahí, nos acoge y nos cuenta los desafíos de la tienda, sus proyectos personales y su visión de El Ganso.

la foto 3

¡Hola Diana! por favor, ¿puedes presentarte?

¡Hola! soy Diana, una Viguesa de 28 años que se ha venido hace muy poco a hacer el ganso a Vitoria!

¿Cómo descubriste la marca el Ganso? ¿Cómo llegaste a trabajar para la misma?

Como mucha gente, el primer recuerdo que tengo de El Ganso son sus zapatillas. Hace menos de un año alguien me dijo que pronto abriría en mi ciudad, Vigo. Yo tenía mi trabajo estable, en el que llevaba años, pero sentía que necesitaba un cambio. Empecé a investigar sobre la marca, sus orígenes y filosofía, me ví toda su colección… Entonces algo me dijo que era la horma de mi zapato, que el cambio que hacía tiempo esperaba podía estar ahí. No me preguntéis por qué, pero así lo sentí, y así fue. Me senté frente al ordenador y empecé a escribir lo que sería mi primer contacto con la empresa. Creo firmemente que cuando le pones pasión, ganas y esfuerzo a algo, siempre sale.

Cuando Pablo, coordinador de la zona norte por aquella época me dijo, ¡Estás dentro! No era consciente de todo lo que iba a cambiar mi vida desde entonces.

 

Estás ahora al mando de nuestra nueva tienda en Vitoria, en el País Vasco, pero empezaste en nuestra tienda de Vigo ¿cómo gestionas personal y profesionalmente estos cambios?

Todo cambio asusta, da miedo… te vas de tu ciudad, allí se queda tu familia, amigos, tu casa… vamos, tu “normalidad” (muchos de vosotros sabéis de lo que hablo). Cuando consigues olvidarte de tus miedos, dejarlos a un lado, se te abre un mundo de posibilidades! Al final te das cuenta de que la distancia física no impide conservar a los tuyos. No estamos tan lejos, así que siempre que tengamos un hueco nos juntaremos en Vitoria, en Vigo o en algún lugar del mundo!

Ahora estoy al frente de nuestra nueva tienda en Vitoria, es una ciudad preciosa y tengo un gran equipo, Aitor, Erik y Sonia. Esperamos que todo nos vaya genial y trabajaremos por ello.

 

Llevas ya algún tiempo con nosotros, conoces nuestra filosofía y la importancia que le damos al equipo. ¿Cuáles son para ti los elementos claves de un equipo?

En un equipo todos somos indispensables. Cada uno aportamos algo y saber complementarse es una de las claves. A mi modo de verlo es como una relación, es muy importante estar en el mismo punto y tener una visión común.

 

la foto

Si deberías definir El Ganso en tres palabras, ¿cuáles serían estas palabras y por qué?

¿Sólo tres? Vale, simplifico. Alegría, unión y entusiasmo. Sobran explicaciones, sólo hay que entrar en alguna de nuestras tiendas para sentirlo.

 

Seguramente algunos de nuestros lectores no conocen Vitoria. ¿Podrías darnos un par de consejos? ¿Dónde cenar? ¿Dónde ir de compras? ¿Dónde salir?

Vitoria es una ciudad muy agradable para pasear, repleta de zonas verdes. Cuando el clima lo permite y sale un rayito de sol me siento en alguna de las terrazas de la plaza de La Virgen Blanca a tomar un té, mi favorita es la del bar La Ferretería. Precisamente desde esta plaza arranca la calle Correría en pleno Casco Medieval, se caracteriza por sus pequeñas tiendas de moda, librerías, cafeterías… en el Ensanche, las calles Dato (donde estamos nosotros) y General Álava acogen a las firmas más conocidas.

Al igual que “na miña terra galega” para comer o cenar cualquier sitio vale, ya que Vitoria es la Capital de la Gastronomía 2014. Es genial ir de pitxos por el centro de la ciudad, los jueves es tradición acompañarlos de un buen vino de la zona, a esto se le llama “pintxo pote

El fin de semana el Casco Viejo es muy animado, hay un gran surtido de bares en los que organizan distintas actividades y eventos. Este viernes por ejemplo me voy a un concierto al Bar Toloño.

 

Nos gusta acabar con preguntas más divertidas y personales: imaginamos que tu casa está quemando, sólo puedes llevarte tres cosas: cuáles son y por qué?

Mis zapatos de baile porque como me dijo el que fue mi profesor: “hagas lo que hagas nunca dejes de bailar”. La cámara de fotos ¡No la suelto! Por cierto, agradezco a la fotógrafa Paula Lamarca por hacernos estas fotos tan chulas. Y por último pero no menos importante mi trenca de El Ganso of course! (solo hay que verla)