Jorge Merino (Store manager de nuestra tienda en Santiago de Chile)

 

Hace ya más de dos años aterrizaba en un país prácticamente desconocido comenzando así una aventura que sin duda se ha convertido en unos de los capítulos más importantes de mi vida. Chile, que en la actualidad lo siento como mi segundo hogar, es un país complicado de entender, pero maravilloso en su geografía y con una oferta de paisajes y aventuras que lo hacen único y especial. En las siguiente líneas intentaré hacer una pequeña introducción para acercaros más a él, algo interesante para los que sois de fuera y también para que los de aquí conozcáis la mirada de un foráneo que no por ello ha intentado empaparse lo máximo posible de esta rica cultura.

Cada vez son más los europeos que se dejan caer por estas tierras en plena huida de la crisis y falta de oportunidades, en búsqueda de una situación mejor que la que ofrece su país natal, lo que ha hecho que Chile esté más presente en muchas de nuestras vidas. En mi caso fue distinto, era mi pasión por viajar y mi ansia por salir, conocer y convivir con otras culturas lo que me hizo solicitar el traslado, algo por lo que siempre le estaré agradecido a El Ganso, por haber confiado en mí y haberme dado la oportunidad de emprender este viaje con una maleta llena de oportunidades.

chile1Tras más de dos años viviendo en Santiago, ya me siento con algo de potestad para poder hablar sobre Chile y definir unas pequeñas pinceladas sobre lo que supone este gran país. Para empezar habría que contextualizar su realidad geográfica, compuestas por varios records que han marcado su devenir y carácter.  Empecemos por el Este, donde se encuentra la Cordillera de los Andes, la cadena montañosa más larga del Planeta y que separa a Chile no sólo de Argentina, si no que por mucho tiempo del resto de países. Esto pude parecer muy exagerado pero no lo es si seguimos analizando sus límites fronterizos naturales. Delimitando por el norte y pegado a la cordillera se encuentra el Desierto de Atacama, el cual sustenta el record de ser el desierto más árido del planeta. Esto no quita que sea una zona bien atractiva para visitar, ya que se puede disfrutar de paseos y atardeceres en el Valle de la Luna y Valle de la Muerte, amanecer junto a los géiseres que a primera hora del día se convierten en grandes fumarolas de agua y vapor. En ese momento se puede sentir como si la Tierra estuviese despertando y empezase a respirar para el nuevo día. Después se puede ir a visitar salares, volcanes, lagos o disfrutar de un baño en aguas termales naturales. Si no tienes ganas de aventuras, el pueblo de San Pedro de Atacama tampoco deja indiferente con sus casitas de adobe e iglesia blanca. 

chile2

Bien, si por el Oriente está la inmensa cordillera y el por el norte este paraje de arena y cactus, el Poniente no se queda atrás. El océano Pacífico baña toda la costa chilena, desde la frontera con Perú hasta el Estrecho de Magallanes. Se trata del mayor océano de la Tierra ya que ocupa un tercio de la superficie. En general aguas de muy bajas temperaturas surcadas por delfines, pingüinos, lobos marinos, ballenas y una inmensa variedad de aves y animales marinos que se pueden avistar en su propio hábitat. Gélidas corrientes que llegan hasta las costas de Valparaíso, el cual fue el principal puerto de Latinoamérica hasta la apertura del Canal de Panamá, una ciudad bohemia venida a menos pero con un encanto decadente que no deja indiferente a quien visita sus coloridos cerros y refinados restaurantes. Isla de Pascua, Juan Fernández y Chiloé merecerían otro capítulo aparte. Entre los cuatro puntos cardinales sólo nos queda sobrevolar el Sur, donde se encuentra la fantástica Patagonia chilena, menos explotada que la parte argentina y un lugar que recomiendo visitar por lo menos una vez en la vida. Que Torres del Paine haya sido elegido recientemente como la Octava Maravilla del Mundo no es casualidad. Tuve la gran suerte de viajar el pasado febrero, 4 días de trekking por paisajes idílicos para terminar la aventura ante el Glaciar Grey, una inmensa montaña de hielo azulado que llega más allá de lo que alcanza la vista, una sensación de paz y eternidad te dominan mientras descansas en el que debe ser uno de los bancos más al sur del Planeta.

chile3

Esto son sólo los límites de los 4.329 km de longitud de superficie que tiene Chile, el país más largo. Para que se hagan una idea, esta distancia es superior a la existente entre Madrid y Moscú, lo cual hace que conocer y recorrer todo Chile sea complicado y conlleve un alto coste. Con este pequeño boceto sobre la geografía chilena se pueden imaginar que este joven país de tan sólo 200 años de historia haya sido durante años como una angosta isla apartada del Mundo, por ello empezaba analizando estos rasgos que tanto han repercutido en el devenir y carácter del chileno.

En los siguientes artículos nos acercaremos más a la capital, Santiago, donde he vivido estos últimos años y me acogió con los brazos abiertos desde el primer día. No es la ciudad más bonita del mundo, no tiene la mejor gastronomía, su invierno es duro y hay veces que da la sensación que es la ley de la selva la que impera el día a día, pero puedo decir que he hecho grandes amigos quienes han hecho la vez de familia. Sin duda el equipo de trabajo es un pilar básico, Jocelyn, Hans, Juan Pablo y Rigo, son más que compañeros. Una familia ha surgido en nuestra tienda de Isidora Goyenechea y de quienes aprendo cada día y en quienes puedo confiar. Su apoyo y esfuerzo han sido vitales para superar la distancia de los míos, de mi país natal. El choque cultural es inevitable y resulta difícil escapar del etnocentrismo, pero siempre estaré agradecido a Chile y a El Ganso por todo lo que me han dado.