Nuestra tienda de Pamplona, situada en el Centro Comercial de La Morea, lleva poco tiempo abierta. Sin embargo, Alberto, su encargado, lleva una carrera singular en la marca. Nos cuenta su recorrido, su trabajo y muchas más cosas.

equipo

¡Hola Alberto! ¿Quién eres y a qué te dedicas?

¡Buenas! Soy Alberto, un bilbaíno de 27 años nacido en Alicante, y ahora resido en Pamplona, ciudad en la que soy el store manager de la tienda de El Ganso, la cual lleva dos meses abierta.

Ésta no es ni mi primera mudanza, ni será la última seguramente, ya que he vivido en Alicante, Vitoria, Burgos, Oviedo, Bilbao y Madrid…

¿Cuál ha sido tu recorrido en nuestra empresa y como llegaste a ser el encargado de nuestra tienda de Pamplona?

La verdad es que mi recorrido en la empresa no es muy largo aún pero sí intenso! Empecé trabajando a media jornada en la tienda de Oviedo nada más abrir en diciembre del 2011.

En febrero nos enteramos de que iban a abrir la primera tienda en Londres y sin dudarlo me ofrecí para un traslado, después lo pensé mejor y di por hecho que alguien de alguna tienda de Madrid se iría para allá así que cambie de opinión y decidí pedir el traslado allí, me lo dieron y a finales de marzo ya estaba trabajando en la tienda de la Moraleja Green, donde estuve un año, y pocos días después de cumplirlo, Alberto y Ricardo me ofrecieron ser encargado de Pamplona.

Y para terminar mi tiempo en Madrid estuve en la tienda que más me gusta de todas, la de la Calle Jorge Juan, ejerciendo de segundo encargado.

 

¿Cómo conociste a El Ganso? ¿Y cómo llegaste a trabajar para la marca?

La marca la conocí estando en Bilbao, siempre voy a una heladería que hay en la misma calle y la verdad es que el escaparate me llamaba mucho la atención, y así como todo el mundo se enamora de las zapatillas, pues yo de los jerséis!

Y llegué a trabajar en la marca gracias a mi compañero Alfonso, el store manager de San Sebastián, a través del cual me enteré que abrían tienda en Oviedo, mandé un email a los coordinadores y a partir de ahí empezó todo.

 

¿Qué es lo que transforma un grupo de personas en un equipo?

Para que un grupo de desconocidos se convierta en un equipo no hay más que ponerlos a trabajar todos los días juntos codo con codo y con una base de entendimiento, comprensión y aceptación. Todos tenemos nuestros puntos fuertes y nuestros puntos débiles, hay que saber potenciar unos y comprender y saber llevar los otros.

alberto

Algo que has aprendido de tu antigua store manager en La Moraleja y que te sirve en la tienda todos los días

He conocido a muchísima gente en la empresa y algunos de ellos se han convertido en verdaderos amigos a día de hoy como pueden ser Oommy (Oviedo) y María (Jorge Juan), pero sin duda alguna Silvia es mi persona preferida dentro de El Ganso. Con ella he compartido millones de cosas tanto dentro como fuera de la tienda, y he aprendido a respirar dos veces antes de hablar, a tener una perspectiva diferente de las cosas y a reírme en los peores momentos.

Siempre he sido una persona muy paciente, pero gracias a ella he recuperado una parte que había perdido.

 

El Ganso en tres palabras

¿Sólo tres? Podría decirse que es una empresa que te “obliga” a implicarte en el proyecto, es desenfadada y a la vez muy detallista, todo dentro de ella tiene un porqué.

 

Un proyecto, un sueño que quieres cumplir de aquí a final de año, profesional o personalmente.

Yo creo que profesionalmente ahora mismo no puedo pedir más, he llegado muy lejos muy rápido y estoy encantado, y bueno, personalmente hay demasiadas cosas… Una de ellas es imposible a día de hoy, sería pasar unas navidades enteras en Nueva York, sin duda alguna es algo que me encantaría, un sueño a cumplir.

 

Descríbenos tu ciudad perfecta.

Ésta sin lugar a dudas es la pregunta que más fácil me resulta contestar : Bilbao es mi ciudad perfecta, tiene todo lo bueno de una gran ciudad y a la vez lo mejor de las pequeñas, se construye a base de contrastes, es dinámica y tranquila, vanguardista y clásica, abierta al mundo pero sin dejar de preocuparse por los que viven allí el resto del año, sin más, es genial.